06 DE AGOSTO: LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR